Micro colapsos de la estructura política y social en Venezuela

Micro colapsos de la estructura política y social en Venezuela

Uno de los grandes retos que la sociedad venezolana tiene es buscar cómo se puede lograr un mínimo de entendimiento  entre los actores políticos que viabilice un acuerdo de gobernabilidad en medio de este escenario caótico desde el punto de vista económico y social. Visto nuestro patrón de comportamiento parece que nuestra estabilidad democrática está asociada a la capacidad de distribución de la renta, entonces es posible  pensar que estamos a las puertas de un sacudón social  que genere un cambio violento en el escenario político. También puede suscitarse un cambio producto de una suma de  micro colapsos (saqueos, protestas, cortes eléctricos, etc.) que ocasionen un desgaste general del sistema.

Lo planteado  es un juego suma cero, donde sólo puede haber un ganador en la lucha por el poder y en la práctica existe una pérdida progresiva de confianza por parte de los  ciudadanos hacia las instituciones y los partidos políticos, todos involucrados en ese enfrentamiento existencial.

Hay al menos cuatro fuentes que le dan sustento al poder en Venezuela y  dependiendo de su fuerza e intensidad pueden ser determinantes para el desenlace.
Violencia:
Desde la consolidación de la Fuerzas Armadas de Gómez y su posterior institucionalización como los garantes del monopolio de la violencia  en el período democráticos posterior a 1958,  hubo un cambio en la calidad de la relación entre el cuerpo castrense y  su presidente de turno. La función principal de las Fuerzas Armadas era ser  garantes de orden, con la asunción de Chávez al poder se gesta otro cambio  con la tesis de FAN-Pueblo–Líder, con ello  revivimos nuestra herencia del caudillo, necesario para generar orden, minimizando el peso institucional y reduciendo al máximo a la oposición.  

La muerte de Chávez marca una ruptura del modelo, el carisma no se traspasa  y el nuevo líder no logra una cohesión total dentro de la FANB y el PSUV.

Las FANB, hasta hace algún tiempo, fue una institución bien evaluada, pero este prestigio se deterioró progresivamente , hasta llegar, en la gestión de Nicolás Maduro, a un mínimo histórico de 46% de aprobación, lo que sin duda es una alarma a lo interno de la institucionalidad castrense. Varias pueden ser las razones: la pérdida de control de espacios territoriales; la creciente fuerza de los pranes y sus bandas armadas en amplios espacios del país y la participación del estamento militar en eventos claramente partidistas.

Pero el gobierno también generó sus propios brazos armados distintos a las FANB con los colectivos, que fungieron  como desarticuladores de protestas y violencia.

En términos de violencia formal podemos suponer que la situación general del país también está afectando a la FANB  y esto puede debilitar la legitimidad de medidas de control dictadas por el Ejecutivo Nacional en momentos de alta conflictividad social.
Legitimidad:
Mucho pudiéramos decir sobre la debilidad general de las instituciones, casi todas son mal percibidas por un amplio alto porcentaje  de la población.

De esta coyuntura de mal desempeño e incumplimiento de  funciones emerge el voto de confianza que los ciudadanos le dieron a la nueva AN. El 6D marcó un cambio cuantitativo y cualitativo en las relaciones de poder, si bien en la práctica al  parlamento se le limitan sus funciones vía TSJ, la resonancia de la victoria hace suponer que esta nueva mayoría tiene la primera opción en cualquier proceso electoral futuro. De mantenerse la tendencia de las elecciones del pasado 6D en 2016, la oposición conquistaría entre 19 y 20 gobernaciones.

La victoria opositora fue un duro golpe a la legitimidad institucional ya menguada por la ineficiente gestión del presidente Nicolás Maduro.
Medios de comunicación:
Pese al férreo control institucional y la compra de medios de comunicación por parte de aliados del chavismo,  las líneas editoriales están han abierto más espacio a voces disidentes.

La discusión amplia y plural abre camino al diálogo y debate de ideas.

Opiniones de radicales  por twitter y otras redes sociales, poco o nada contribuyen en triunfos electorales, pues existe una evidente necesidad social, cuya urgencia es encontrar un discurso político que responda a las demandas  de las grandes mayorías.
Economía:
La caída de los precios del petróleo y por consiguiente, el agotamiento del modelo rentista junto con factores de altísimo impacto como la Inflación y el desabastecimiento, son el polvorín capaz de  romper la estructura actual del poder en Venezuela.
Y ahora ¿qué?
Las cuatro fuentes del poder presentadas están divididas a lo interno de cada una, hay  tensiones y ninguna de los componentes en disputa tiene  el monopolio absoluto de sus grupos.  Lo más fácil es polarizar y quedarse en un escenario de confrontación donde uno gana y otro pierde,  pero la exigencia apunta a tender  puentes para construir nuevos consensos que resulten en la estabilización general del sistema político.

La defensa ante el kraken , que no es más que la sumatorio de múltiples problemas en un breve período de tiempo, nos lleva a precisar la urgencia por estabilizar las fuerzas en cada una de las distintas fuentes del poder. No es una tarea  sencilla, pero es de urgente ejecución.

Se requiere el establecimiento de un primer plan de acción donde se comience a esbozar una estrategia global. Es imposible determinar cuándo  cobrará fuerza un conflicto social abierto de gran impacto, pues este tipo de eventos son imposibles de precisar, sin embargo antes o después de una convulsión social de alto impacto  o de una eventual renuncia, revocatorio o cualquier otra alternativa, hay que trabajar en una agenda conjunta que pasa por:
  • Estructurar un mensaje paraguas que incluya desde las salidas constitucionales hasta la discusión de los problemas en todos sus niveles (nacionales, regionales y municipales).

  • Articular a otros actores sociales distintos a los partidos  PSUV y MUD en el plan de trabajo conjunto (universidades, gremios, empresa privada,  FANB, etc.)

  • Superar el discurso de Maduro vete ya…, mediante un contenido con mayor cercanía social y pertinencia política.

  • No  desconocer que dentro de la negociación todas las alternativas se deben tomar en consideración: enmienda, referéndum,  renuncia, etc. planteado para la salida de Maduro del gobierno y vista la actuación del TSJ podemos afirmar que la capacidad de maniobra “institucional” del gobierno le da una  ventaja importante para frenar cualquier iniciativa emprendida desde  la oposición.  Sin embargo, dada la velocidad del deterior social y económico antes expuesto, pudiéramos estar en presencia de un escenario de alta conflictividad que cambie  la dinámica política y precipitar otras situaciones políticas.

  • Ante cualquiera de las anteriores alternativas es fundamental que se vayan sentando las bases para un acuerdo mínimo de gobernabilidad que refuerce la estabilidad del sistema político ante una eventual coyunturas en las alternativas el rol de las FANB será determinante y su opinión será fundamental para garantizar la estabilidad.
@ChuoGonzalez barometropolitico.com

COMPARTIR

Facebook Commentarios

0 comentarios:

Por favor deja aquí tus comentarios: