Palabras y acciones para la paz


El gran enemigo al que se enfrenta hoy el Gobierno nacional es la falta de confianza que un sector importante de la población tiene hacia él. Cuando desde el Ejecutivo se convoca al diálogo, algunos sectores asisten más por compromiso y por no dejar pasar la oportunidad de sentarse con los gobernantes, que por una convicción genuina acerca de cambios de fondo que se vayan a generar en las políticas nacionales.

Mucha agua ha corrido bajo el puente; ha habido momentos de fuertes acusaciones, amenazas e insultos. Pensar que eso simplemente quede en el pasado con una convocatoria al diálogo es poco realista. Se necesita reconstruir las interrelaciones propias de una sociedad entre Gobierno, sector productivo, sector académico, sectores obreros, actores políticos y la sociedad civil en general. Para ello debe haber coherencia entre palabras y acciones.
En las últimas semanas desde el Gobierno nacional se ha cedido en un punto muy importante en el plano económico, más allá de si esto ha sido por convicción o necesidad; lo cierto es que flexibilizar la política cambiaria hasta llegar al punto de establecer un mercado permuta no es poca cosa. Si bien algunos analistas coinciden en que esto es insuficiente, lo cierto es que es un primer paso importante. Sin embargo, la falta de confianza vuelve a aparecer, pues a pesar de los anuncios, muchos aún ven con escepticismo la implementación de este nuevo esquema.

Esto puede ser un ejemplo de cómo el Ejecutivo nacional puede ir recuperando la confianza perdida a través de la coherencia entre palabras y acciones. Si convocan al diálogo económico (palabras) y empiezan a flexibilizar el mercado cambiario (acciones) de manera efectiva (acciones), seguramente habrá un aumento de la confianza. Al recuperar algo de confianza, se gana en gobernabilidad.
La gran interrogante en este punto de la crisis es de cuánto tiempo dispone el Gobierno nacional para recuperar la confianza perdida. Construir alternativas a la situación de tensión que atraviesa el país es fundamental. Tal vez la gran coincidencia de todos los venezolanos hoy es el deseo de que la crisis actual se resuelva, y para ello el principal promotor de palabras y acciones para la paz es el Gobierno nacional.

COMPARTIR

Facebook Commentarios

0 comentarios:

Por favor deja aquí tus comentarios: